La sal y su importancia en la hidratación

La sal y su importancia en la hidratación

Todos sabemos que el agua es esencial para la vida; por ello mantener una hidratación adecuada es importante para la salud tanto física como mental. El cuerpo humano está, en gran medida, compuesto por agua. Con el correr de los años, la cantidad de agua disminuye. Partiendo desde un 75% en los bebés hasta un 60% en las personas adultas.

En el día a día perdemos uno 700ml de agua a través de la piel y la respiración. A eso se le suman otros 100 ml que se eliminan en las heces, alrededor de 1,5 litros en la orina y 200 ml en la transpiración normal. Es decir, para vivir y respirar, se requieren unos 2,5 litros al día.

Si a esto además le sumamos ejercicio y calor, aumenta la transpiración y por consiguiente, la necesidad de líquido.

Por ello la sal juega un rol fundamental en nuestras vidas: porque estimula la absorción de agua y contribuye a su retención antes, durante y luego de hacer ejercicio.

El agregado de sales a las bebidas incrementa la retención de agua. La compensación de la sal que se pierde con el sudor contribuye a mantener el volumen sanguíneo. Si solo bebieramos agua sin sal, La hidratación no podría mantenerse y el bajo nivel de sodio podría causar calambres musculares y agotamiento. Para evitar que esto suceda, las bebidas deben contener sodio
o el agua debe consumirse con algo de comida.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email